image

ASALTO

 A Zaragoza

A la ciudad
que construyó un Pilar
para que nunca se destruyera
la felicidad de sus habitantes.
 .
A ella
que vive abrazada por el Ebro
y que una vez al año se desborda
para besar sus calles, sus plazas, sus gentes.
 .
A esa
que César fundó y amó dejándonos
la esencia de los versos y héroes
de esta gran tierra.
 .
A la que nos enseña
el Baile que te quita las penas y te hace alcanzar la gloria.
 .
A San Jorge
que protege este gran pueblo
del virulento cierzo,
que penetra en el alma de los habitantes para traer nuevos aires.
 .
Y a él
que regaló un Capricho a nuestro latir
que desnudó a una tal maja
e inmortalizó en el 2 de mayo a una España hoy desaparecida,
y termino su vida
para dar color a la nuestra  
con las Pinturas negras.
                                   .
                                                                                               – Miguel Ángel Pozo